Hola, después de tanto tiempo !!

Hoy traemos un nuevo y divertido reto:

Transformar una mueblecito auxiliar, blanco, sencillo, bonito en su forma pero un tanto simplón, en una pieza especial y con personalidad, que hable por sí sola.

A partir de esta imagen y con estos colores, tono arriba tono abajo.

 

 

Y  este mueble auxiliar.

 

 

Vamos a crear un rinconcito seducidos por ese estilo decorativo que une Oriente con Occidente, que es el Chinosiere.

Manos a la obra !!!!

Después de una buena lijada, manos de color, desgastes de algunas aristas, dar cera y pulir cera……………envejecer un poco, pero muy poco…..

……..aquí está, !!!! cambio radical !!!

Esa sensación de probarse un vestido nuevo, bonito y elegante………esa, es la que tenemos.

 

 

 

 

 

 

Espero que su dueño lo disfrute y a vosotr@s que os haya gustado también.

El trabajo lo finalicé el día de la madre, y aunque siempre la tengo presente, es en esos días especiales, que su ausencia se siente con más intensidad. Como no dedicárselo….

“”” ¿Cómo era mi madre en esa época lejana? Alta y blanca: muy hermosa.

Se llamaba María. Hoy me la represento como a ciertas bellas mujeres italianas vistas en los museos o quizás en películas y revistas que ya no existen. “”””

……………… Extracto de la obra de Rafael Alberti. La Arboleda Perdida. Memorias

 

Mis entradas en el blog, son ya breves como veis, el tiempo apremia.

Si no paso por vuestros blogs, perdonádme, es que no llego, necesitaría más horas en el día.

No quiero que esto se convierta en una obligación casi tiránica, así que seguiré haciendo cosillas en la medida de lo posible, pero siempre sintiéndolo como algo divertido e inspirador, que me permita soñar y dejar volar la imaginación.

…. y las publicaciones las haremos….. cuando buenamente se pueda.

 

Besos para tod@s.