El primer trabajo realizado en este año 2014 fue esta silla de madera de nogal, su forma es peculiar, con patas curvas delanteras y labrado en la parte superior. Las patas traseras sin embargo presenta una forma rectilínea. El respaldo curvado es muy original con labrado en la madera también en la parte superior.
 La silla en cuestión presentaba bastante mal estado. Barnices deteriorados, llena de carcoma, arañazos y golpes. Resultado de haber pasado años en el trastero de la casa. La tapicería de cuero. En perfecto estado de conservación.

Aquí os presento fotos de su estado original.

Me puse manos a la obra, empezando por desmontarla completamente. El relleno de la época es cuanto menos peculiar, crin, muelles, tela de saco, todo bien atadito con unas cinchas.
La verdad que este trabajo artesanal ha permitido a la silla permanecer medio siglo en un estado bastante aceptable.
Guardamos los muelles para cuando la tapicemos, ponérselos de nuevo. !!! Y que resista otro medio siglo más!!.
Siguiente trabajo, decapar (con decapante y lana de acero) para retirar todos los barnices. Le aplicamos también sosa caustica, ya que había barnices difíciles de quitar,  posteriormente lavamos bien con jabón lagarto para quitar toda la sosa y dar a la madera un poco de humedad.
Tratamos la madera contra la carcoma, ya que estaba muy pero que muy atacada. Inyectamos con una jeringuilla en cada uno de los agujeritos hechos en la madera. Con una brocha aplicamos el mismo producto a toda la silla.

Aquí os dejo unas fotos del relleno y los muelles.

Paso siguiente dar masilla a todos los arañados, desperfectos y agujeros de la madera para unificarla. Lijar bien de nuevo para retirar los restos de masilla. Limpiar bien.
Aplicamos varias manos de tapa poros para proteger.

Finalmente, una mano de cera blanca, dejamos secar y arrastramos con lanilla fina de acero el sobrante.
Personalmente este acabado me gusta mucho. Da a la pieza un aspecto un tanto blanquecino muy fino a la vez que aclara un poco la madera.

Al final
Voilà,  aquí tenéis su primera nueva imagen:

 

Para la tapicería opte por una tela lisa, algodón con una bonita espiga.
Y aquí comienza su historia más reciente: Use una técnica para transferir imágenes tanto a telas como en madera, que tengo que confesar  no domino aún y que me trae de cabeza. Probé transferir una imagen en la silla, y bueno al principio quedó más o menos aceptable pero poco después una parte del dibujo se levantó y ¡¡¡ horror !!!! tuve que quitarlo todo muy a mi pesar.

Pero la verdad que como no hay mal que por bien no venga, y tenía que reparar el desaguisado, me animé a dar unas pinceladas en mi recién restaurada y estropeada silla.

Así que esta vez pinceles y pinturas en mano me lancé al mundo del arte pictórico…… y este, es su nuevo look. Círculos, círculos y más círculos en tonos azules, beige y tostados. Elegí algo que no fuera muy complicado para mí inexperiencia, claro.

No os he dicho que esta silla era para mi peque, andamos pensando en arreglarle su habitación y estaba destina para su futura mesa de estudio.

Cuando llegué de nuevo a casa con la silla redecorada por segunda vez, lo primero que dijo mi ratoncillo cuando la vio pintada con los círculos mágicos: ……..¡¡¡¡¡ anda si parecen pompas de jabón…..!!!!
Y la verdad que tiene razón.

Tenemos nueva ubicación para nuestra silla de pompas, se queda en el recibidor de mi casa. Todos estamos de acuerdo. Mi peque ha accedido sin problema, ya le estoy preparando otra que será definitivamente para su “”Alcoba”””, o su habitación, jeje, como más os guste.

Resultado final de la Silla Pompas de Jabón:

¡Espero que os guste! Yo estoy muy ilusionada.
De los errores se aprende, y a vosotr@s ¿ os ha pasado algo parecido alguna vez?

 

¡¡¡¡Feliz día!!!!!