Hola de nuevo.

El mueble que tenemos hoy, una vitrina, llevaba un tiempo ya acabado, si se puede decir así,  por fuera pero no por dentro.

En realidad el interior no es que se vea mucho y como se quedaba en casa, he ido aparcándolo hasta encontrar ratitos para ir rematándolo por dentro. Parece finalizado, aunque no estaría yo muy segura, porque estando en casa, me da que va a ser la “””eterna inconclusa………..”””

 

La vitrina en cuestión, fue realizada por un carpintero a medida, ya que no podía ocupar mucho espacio, (nuestra casa no es muy grande)  y era difícil encontrar un mueble con las medidas deseadas.

Ya se sabe que los carpinteros hacen muebles, y los hacen bien, el decorarlos ya es otro cantar………..con todos mis respetos a su oficio.

Lacada en beige y gris, era la antítesis de lo que es ahora.

Ahora no me canso de mirarla. Y antes, cada vez que la miraba pensaba :

……….esto no puede quedar asíiiiii… tú y yo tenemos algo pendiente nena……… !!!!!

 

El lacado es un tipo de acabado que personalmente no me gusta mucho, casi nada o muy poquito. Sólo en contadas y escasas excepciones.

Decidida a cambiarlo, opte por un rosa palo, rosa cuarzo o……….como se quiera llamar, un rosa parecido a las imágenes siguientes.

 

 

El rosa tampoco es uno de mis colores preferidos, al menos ese rosa de toda la vida, opté por él más bien  por casualidad, pero la verdad que viendo estas imágenes cualquiera se enamoraría de este color, hasta la más gótica, vamos digo yo!!.
Es otro rosa !!!

Además queda muy bien combinándolo con dorado o con ese  mármol blanco que todos conocemos.

 

El cambio ha  sido divertido. Mezcla por aquí, pincelada por  allá, rosa por aquí y blanco por allá.

En otras zonas, y combinado con otros colores de su gama, toques de un rosa algo más terroso.

 

 

 

Feliz primavera en rosa !!!!